Clases más espontáneas con la PDi

clases espontáneas con PDi

Aunque la aplicación de las TIC en la educación no hace distinción por materias o por tipos de centro para su implantación, sí hemos detectado algunas constantes o tendencias que se repiten o, por lo menos, existe mayor unanimidad. Este es el caso del uso de pizarras digitales y contenidos especialmente preparados para la enseñanza de idiomas. Con la PDi, “el aprendizaje es más visual, lo que te permite de manera subconsciente relacionar imágenes  y conceptos naturalizando el proceso de aprendizaje”, nos explica Aisling Nolan, jefa de estudios de Cambridge House – Alcalá.

Cambridge House, que cuenta con varios centros en Madrid, se ha convertido, desde su nacimiento en 1987, en todo un referente en la enseñanza en inglés. Su objetivo, desde el principio, “es conseguir una inmersión en el idioma empezando por explicar todo en inglés. Para esto, las pizarras digitales interactivas ayudan mucho. Puedes buscar fácilmente imágenes para explicar vocabulario y así no necesitas una traducción, y también porque entran en juego muchos más sentidos. También puedes hacer juegos interactivos. Todos hemos aprendido nuestro idioma materno así, escuchando y hablando, viendo cosas y asociando sonidos con imágenes, no en un papel.  Además, atrae más a los alumnos. Por hacer un paralelismo es como cuando estás en un lugar y hay un televisor encendido, que aunque no quieras capta tu atención”, nos explica Nolan.

Desde el punto de vista de los alumnos, Aisling Nolan comenta que “todos los alumnos están convencidos que aprenden más pon las pizarras digitales interactivas, aunque si comparamos con cursos de otros años no es tan fácilmente apreciable el salto”. Aun así, expone Nolan, “supongo que en el fondo esto es importante porque es algo psicológico, significa que les resulta más interesante y atractivo, y puede ser que, en el fondo, les cueste mucho menos esfuerzo concentrarse, por la interactividad de la PDi, después de un día después de trabajo y del cansancio acumulado “.

Al principio, cuando comenzaron a utilizar las nuevas pizarras utilizaban contenidos de creación propia y los que las editoriales ofrecían, pero “poco a poco hemos ido conociendo las herramientas en mayor profundidad y ahora, el contenido también ha cambiado, porque puedes contestar a cuestiones que surgen espontáneamente en clase. Si por ejemplo surge hablar de algo que se ha visto en las noticias puedes meterte en una página web en inglés y ver un video, o sobre una duda concreta, por muy extraña que sea, porque probablemente esté en Wikipedia o cualquier otro sitio de Internet. Son asuntos reales de los alumnos y no del libro, que responden a sus curiosidades e intereses”, concreta Nolan.cambridge house

Las pizarras que tenían en Cambridge House eran de rotulador, por lo que precisaban una tecnología que no fuese embebida dentro del tablero y pudiesen colocar sobre esa superficie, para combinar ambos métodos. Desde la dirección de los centros se opto por eBeam por su polivalencia. Aisling Nolan aprecia especialmente la posibilidad de grabar todo lo que se hace en la pizarra. “Antes siempre necesitaba un papel para ir apuntando los errores de pronunciación y de vocabulario. Además, si un alumno a faltado un día, en un momento puedo hacer un repaso de lo que se ha perdido. Todo esto ahorra mucho tiempo y esfuerzo”.

Comentarios cerrados.

Diseñado por www.2creations.com