Dolors Reig: «Los informes PISA deberían medir también la capacidad de autorealización personal o la de ser feliz»

Dolors Reig

Tenemos ya el próximo número de la revista en el horno y en pocos días estará en vuestras manos. Va a ser un número cargado de contenidos originales: un reportaje sobre el estado del programa Escuela 2.0 con los datos del ITE y qué le depara, un especial de visualizadores o el primer estudio de las TIC en el aula desde el punto de vista de los alumnos. Además publicaremos la entrevista que realizamos a Dolors Reig el pasado 28 de junio. Aquí os dejamos un pequeño adelanto de las 6 páginas que se incluirán en el número 7 de T-E, así que os emplazamos a la edición impresa para conocer el papel de las TIC y las redes sociales en las aulas y leer las respuestas a las preguntas que formulasteis en Twitter.

En varias ocasiones ha comentado que el Programa Escuela 2.0 es un intento, que se tiene más a digitalizar que a obtener un cambio real. ¿Cuál es el problema? ¿Qué podemos hacer?
El fondo del problema es que vivimos un momento de crisis y se está viendo que pueden dejarse los contenidos tradicionales a un lado y esto amenaza a toda una industria, la editorial. Es decir, que no es necesario que las editoriales produzcan contenidos para educación, ya que los propios alumnos pueden hacerlo colaborativamente en entornos sostenibles, como blogs o wikis.
En estos momentos, como siempre, muchas editoriales en lugar de decir: “si cambia la realidad vamos a ofrecer un producto totalmente distinto”, están digitalizando los contenidos que ya tenían. Esto es un paso erróneo, no puedes ofrecer lo mismo de antes pero en versión digital. Qué más da que un alumno lea un mismo contenido en papel o en un ebook, el cambio va mucho más allá. Las buenas editoriales educativas están ofreciendo entornos colaborativos, plataformas o realidad aumentada.
De todos modos tampoco hay que engañarse, siempre hay que empezar por algo, como el hecho de que cada alumno tenga su propio ordenador. No es una mala iniciativa, aunque es un primer paso fácil y cómodo, y no nos podemos quedar en la digitalización del aula y de los contenidos, hay que ampliar esto mucho más.

En relación a las editoriales, ¿cómo les va a afectar todo este cambio económicamente? ¿Quién va a salir beneficiado y quién perjudicado?
Claramente, como se sigue haciendo lo mismo, los grandes perjudicados en esto van a ser las editoriales. De todos modos, la alternativa a la digitalización de los libros es muy fácil, a mi juicio. Los que lo están haciendo bien están buscando nuevos modelos de negocio basados en ideas que el usuario amateur no puede hacer por sí mismo, como por ejemplo la realidad aumentada. Con blogs, wikis y demás plataformas colaborativas cualquiera hoy en día puede suplir lo que están haciendo las editoriales. Sin embargo, las cosas que el amateur todavía no es capaz de hacer, es sobre lo que merece la pena invertir. La industria en general tiene que intentar ofrecer algo que la gente no pueda hacer gratis, porque lógicamente si hacen cosas que todos podemos crear gratis estamos creando parches artificiales.

¿Qué puntos, a su juicio, han sido los más y menos acertados en materia política en educación en los últimos años?
La educación es uno de los pocos ámbitos donde políticamente se ha reconocido que sí que había un movimiento 2.0 en curso. El que haya programas institucionales con las siglas 2.0 dice mucho del espíritu y las ganas de mejorar las cosas. Esto es de agradecer porque en muchos otros ámbitos no está pasando. En cuanto a lo negativo, es echar adelante proyectos que no se podían mantener presupuestariamente, o que no se han querido mantener después, se han ido dando muchos tumbos y cortando iniciativas para pasar a otras, cuando lo mejor y más positivo hubiese sido apostar fuerte por una. No es tan importante el camino, al final vamos a llegar al mismo lugar, por lo que no tiene mucho sentido marear así a la gente.

En la apertura del II Congreso Escuela 2.0 en Zaragoza comenzaste hablando de la importancia en la formación de las personas debe orientarse a ser felices y respon¬sables y no tanto hacia la industria.
Era una alusión directa a los informes PISA, a la idea de medir ciertas capacidades y habilidades de cálculo o lingüísticas y no medir otras como la capacidad de autorealización personal, o la capacidad para ser feliz, que al fin y al cabo también son muy importantes y no miden las principales escalas de éxito en la educación. No hay que vincular la educación sólo a encontrar un trabajo. La escuela surge durante la era industrial para formar trabajadores, pero creo que ya toca cambiar ese modelo de orientar la educación exclusivamente al puesto de trabajo. Creo que cada vez vamos más a eso, a la educación orientada a formar humanos y ciudadanos cívicos y responsables que después encajarán perfectamente mediante procesos formativos en cualquier profesión.

¿Por qué utilizar las redes sociales en la educación?
Son instrumentos para la participación de la ciudadanía cada vez más importantes, por lo que es fundamental su uso en todos los niveles. Vamos hacia nuevas formas de interacción y los mensajes que triunfan ahora en los ‘Social Media’ no son los que triunfaban antes en la publicidad tradicional. La clave está en el individuo conectado, ya no es un individuo aislado ni un grupo tal y como lo conocíamos. Al estar los individuos más conectados hay mucha más transparencia en todo, porque al final es el grupo el que marca el feedback al decidir qué es verdad y qué no es verdad. Por eso, la transparencia es una valor absolutamente en alza, y en este mundo virtual es muy fácil engañar porque no ves al grupo cara a cara, con lo cual, si me engaña una vez no voy a volver a confiar nunca más en él. La idea es que somos distintos cuando estamos conectados, y hay que formarse en valores como la transparencia, la autenticidad y la colaboración. El día que te copian es lo mejor que te puede pasar en un entorno en el que realmente hay muchísimos contenidos y en el que es muy importante captar la atención. Todas estas cosas que cambian tienen que ver siempre con que estamos conectados permanentemente.
Dolors Reig

Comentarios cerrados.

Diseñado por www.2creations.com