Eva Almunia, Secretaria de Estado de Educación

Eva Almunia

El proyecto Escuela 2.0 puesto en marcha por el Gobierno para el nuevo curso escolar no sólo equipará a los alumnos con un ordenador. Según la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, también persigue lograr un aprendizaje individualizado y una comunidad educativa intercomunicada.

—¿Cómo ha evolucionado el papel de la escuela en la sociedad en los últimos años?

—La educación obligatoria y gratuita hasta los 16 años supuso todo un hito histórico para nuestro sistema educativo. Otro gran logro es precisamente la introducción de las nuevas tecnologías dentro del aula. Esto significa que hay que empezar a enseñar de otra manera y, por lo tanto, a aprender de otra manera. Con la Escuela 2.0, que ya ha puesto en marcha el Gobierno, la escuela se pone a la vanguardia de cómo se va a trabajar en un futuro próximo y, además, lo hace introduciendo un elemento vital como es la tecnología. Esto va a suponer un avance muy importante en el sistema educativo.

«Se ha realizado una dotación extraordinaria de recursos, que asciende a 100 millones de euros, que se repetirán cada año para que las Comunidades Autónomas cofinancien progresivamente los cursos»

—No hay duda de que el progreso ha sido vertiginoso en los últimos años…

—Por supuesto. Hace apenas ocho años estábamos hablando de tener aulas de informática en los centros educativos para que los alumnos se pasasen por allí unas horas a la semana y aprendieran a manejar un ordenador. En muy poco tiempo hemos dado el salto para que Internet esté presente en las clases, es decir, lograr que cada aula esté conectada.

—¿En qué consiste la Escuela 2.0?

—El anuncio que hizo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, antes del verano es sumamente importante ya que supone que desde quinto curso de Primaria y durante toda la enseñanza obligatoria los alumnos van a tener un ultraportátil para utilizar en el colegio y fuera de él. Además, podrán utilizar una pizarra digital y navegar por Internet. No hay duda de que se trata de un paso imprescindible en una sociedad en la que los niños usan la tecnología diariamente, conectándose a redes sociales, enviando mensajes a través del móvil… Se trata de hacerles el entorno de aprendizaje más agradable y adaptado a sus gustos y al mundo en el que ellos se mueven. Quizás a nuestra generación, que es analógica, nos cuesta más comprender estos conceptos, pero para los más jóvenes, que han nacido en la era digital, el proceso es natural, muy sencillo e intuitivo.

—Pero la Escuela 2.0 es mucho más que un portátil por alumno…

—Efectivamente, la Escuela 2.0 es un proyecto más amplio que el de equipar a cada chico con un ordenador. Lo hemos llamado Escuela 2.0 porque entendemos que una cosa es que los jóvenes tengan su propio ordenador y lo manejen, y otra cosa bien distinta es que las aulas sean tecnológicamente avanzadas y que favorezcan un entorno de aprendizaje distinto. Y entendíamos que todo eso lo abarcaba la Escuela 2.0, que supone liderar un proceso pionero de formación de los jóvenes y en un entorno mucho más próximo. Además de dotar de ultraportátiles a los alumnos y de pizarras digitales a las aulas, la Escuela 2.0 supone desplegar comunicaciones de banda ancha inalámbricas en los centros educativos.

«Las editoriales deben adaptarse»

«El profesorado español maneja mucho el libro de texto, por lo que es necesario que se produzcan grandes cambios en el seno de las editoriales», señala Almunia. En este contexto, explica que ha llegado el momento de que «toda la experiencia que han ido acumulando durante años desde el punto de vista pedagógico y didáctico se adapte a los nuevos tiempos y se modernice. Por eso, es muy importante contar con ellas», afirma. Mientras tanto, el Ministerio de Educación cuenta con la plataforma Agrega (www.proyectoagrega.es ) desarrollada con Red.es que pone al servicio del profesorado imágenes digitales para que los profesores más formados puedan hacer sus propias unidades didácticas. «Pero, para llegar a todos, es necesario hacerlo de la mano de las empresas editoriales».

—¿Cómo se va implantar la Escuela 2.0?

—El presidente del Gobierno ya anunció que este proyecto se abordaría con las Comunidades Autónomas mediante cofinanciación. Para este ejercicio presupuestario ha realizado una dotación extraordinaria de recursos que asciende a 100 millones de euros y que se repetirán cada año para que las Comunidades Autónomas cofinancien progresivamente los cursos desde quinto de Primaria hasta terminar Secundaria. A partir de ahí, cada comunidad dentro de su sistema de implantación de la tecnología en los colegios, deberá adaptar el proyecto a las iniciativas que ya haya puesto en marcha. Lo que no queremos desde el gobierno central es entorpecer el despliegue que ellas están haciendo, pero sí avanzar mucho más rápido de lo que se estaba haciendo hasta el momento. Entendemos que es una necesidad de ahora mismo: aunque estemos hablando de la escuela del futuro, la realidad es que ya ha comenzado.

—Y en el curso que acaba de empezar, ¿qué cifras estima el Ministerio de entrega de ordenadores portátiles a los alumnos?

—En teoría son alrededor de 420.000, que son los alumnos que hay en cada curso escolar, pero somos conscientes de que vamos a tener dificultades ya que no todas las aulas disponen de la tecnología suficiente como para poner en marcha el proyecto: la conexión a Internet no está generalizada, existen problemas con el número de equipos o pizarras digitales que se necesiten… Hay inconvenientes que desde el punto de vista técnico se irán solucionando. Por eso, lo que hemos acordado con las Comunidades Autónomas es que se irán entregando los equipos a lo largo del curso escolar.

—¿Cómo se ha organizado el reparto de los fondos destinados a la Escuela 2.0?

—Dentro de la Conferencia Sectorial de Educación, que es el órgano de coordinación que existe entre las Comunidades Autónomas y el Ministerio, se analizó el reparto de estos fondos para cada comunidad. Se aprobó la cantidad correspondiente para cada una, así como un convenio marco de desarrollo de las TIC. En líneas generales, la aceptación por parte de las Comunidades Autónomas es importante, pero no hay duda de que hay gobiernos que tienen prioridades distintas a la introducción de las nuevas tecnologías en la escuela.

«El profesor tiene que sentirse cómodo y seguro con estas nuevas herramientas, pero también nos tenemos que sentir seguras las familias, saber que nuestros hijos están aprendiendo»

Nosotros esperamos que, poco a poco, al igual que sucede con todos los planes que el gobierno de España pone en marcha en colaboración y cofinanciación con la comunidades, vayan hacia delante. Lo que no hay duda es de que el salto es cualitativo, pero también cuantitativo. No se trata de dar un ordenador por dar un ordenador, sino de influir en cómo enseñar de otra manera y cómo empezar a aprender de otra manera. La escuela debe jugar un papel importante: las nuevas tecnologías van a posibilitar que las paredes de las aulas desaparezcan y que la formación sea mucho más abierta.

—Pero, para enseñar de otra manera, la formación del profesorado es vital para que este proyecto alcance el éxito previsto…

—Por supuesto, y por ello hay una parte de este presupuesto dedicado a la formación del profesorado. Sí que es cierto que hay muchos estudios sobre lo que significan las nuevas tecnologías en el aprendizaje y en la enseñanza, pero hay muy pocos que nos indiquen cómo deben manejarse las herramientas tecnológicas desde el punto de vista pedagógico. Por lo tanto, estamos en un momento en el que todos aprenderemos. El profesorado tiene que sentirse cómodo y seguro con estas nuevas herramientas, pero también nos tenemos que sentir seguras las familias, saber que nuestros hijos están aprendiendo. En educación siempre tenemos una tentación y es hablar de lo que a nosotros nos han enseñado. Yo creo que, en este momento, lo que a nosotros nos han enseñado ocupa un segundo lugar porque el primero lo ocupa el hecho de que actualmente hay instrumentos y herramientas distintas delante que hay que aprovechar.

Comentarios cerrados.

Diseñado por www.2creations.com