La pizarra de tiza tiene un serio competidor: la PDi

006lapizarra_01

A pesar de que podemos enumerar multitud de razones tecnológicas y humanas (el alumnado lo tiene bien claro) para defender la sustitución progresiva de la pizarra de tiza por una PDi, el profesorado suele tomar una postura conservadora e insiste en mantener – al menos durante un tiempo – su infalible pizarra de tiza, como si todavía no se fiase de la PDi.

Es como si necesitase tener a mano un “plan B” en caso de que algún elemento de la PDi no le funcionase. Quizá por estemotivo se ven tantas aulas con las dos pizarras compartiendo la pared frontal: la de tiza dominando el centro de la pared frontal y la PDi – cuyasmedidas suelen sermuy inferiores a las de la pizarra de tiza – instalada incómodamente a un lateral como un añadido de última hora. Esta disposición, aunque entendible desde el punto de vista de disposición de espacio, tiene algunas consecuencias negativas:

1) El docente se suele refugiar en el formato convencional más sencillo e inmediato cada vez que quiere escribir algo, es decir, la tiza. Por tanto, no tiene costumbre de encender la PDi al principio de la clase.

2) Por otra parte, si ha recibido formación en el manejo de la PDi (vital para superar ese miedo inicial a una tecnología desconocida) –habrá visto las ventajas que ofrece, pero probablemente no habrá tenido tiempo para practicar lo suficiente como para manejarla con soltura delante de sus alumnos. (La pescadilla que semuerde la cola).

3) La exigencia de mantener una pizarra de tiza de grandes dimensiones en el aula genera serios problemas de ubicación de la nueva PDi. Es como si la pizarra de tiza tuviese prioridad absoluta por estar allí primero, y por tanto, la PDi, que es la que se supone llega para sustituir a la de tiza, queda relegada a un lateral de la pared frontal o incluso en alguna pared lateral, con la consiguiente incomodidad de visionado al estar desviado totalmente del eje central de la clase. La dirección demirada de los alumnos para ver la PDi es ahora oblicua.

4) Si a esto añadimos el hecho de que el tamaño de la PDi no suele ser muy grande (los modelos más vendidos son, curiosamente, los de 78 pulgadas de diagonal – es decir 120 x 180 cm,) podemos tener serios problemas de visualización desde algunos de los pupitres más distantes con la correspondiente queja por parte de los alumnos y peor aún, ¡de sus padres!

Esta dualidad de pizarras en cada aula (la de tiza y la PDi) se empieza a ver con cada vez mayor frecuencia, y como la PDi requiere de la instalación de un proyector justo en frente de la PDi, colgado del techo o sujeto al final de un brazo que sobresale de la pared, vemos que todo el conjunto ha de instalarse en un lateral porque es el único espacio disponible si no se quiere desplazar o quitar la pizarra de tiza. En mi modesta opinión, debe ser al revés: la PDi debería instalarse en el centro, en el eje central de la clase, en el lugar de mejor visionado para toda la clase y la pizarra de tiza debe quedar a un lado o a ambos lados (si se puede) ya que hay que insistir en usar la PDi conmayor frecuencia.

Algunos fabricantes de PDi afirman que la propia superficie de la PDi sirve igualmente para escribir con rotuladores de forma convencional, supliendo la necesidad de disponer de una pizarra pasiva para escritura con tiza o rotulador. Pero el problema no radica en la escritura sino en el borrado del trazo, ya que muchas de las superficies son porosas (sobre todo las de tecnología táctil) y no borran la escritura realizada con rotulador tan fácilmente. Además, algunos fabricantes de rotuladores (sobre todo los más económicos – fabricados en Asia) usan tintas que dejan más huella o “sombra” que otras, incluso algunos colores – como el azul – son más difíciles de quitar sin usar un disolvente universal o paño húmedo. Además, no tiene mucho sentido usar una PDi táctil o electromagnética como pizarra pasiva para escritura con rotuladores porque la inversión ha sido 10 vecesmayor que una pizarra blanca convencional y porque con simplemente encender el proyector y el ordenador (30 segundos) se puede usar la pizarra con todas las funcionalidades de la pizarra digital.

Una solución “móvil” a este problema esmontar la PDi sobre una estructurametálica o soporte con ruedas que sujeta la PDi y además lleva incorporado un brazo articulado superior para fijar en su extremo un proyector de alcance corto o ultra-corto. De esta forma, se puede desplazar todo el conjunto hasta el lugar apropiado donde el visionado sea idóneo para todos. Este soporte tiene un coste similar al de una instalación fija de un proyector (a partir de unos 450 Euros, según lamarca) pero tiene el inconveniente de que hay que mover todo el conjunto cada vez que se quiere usar (con la consiguiente pérdida de tiempo efectivo de clase). Además, a veces, si el suelo no está perfectamente plano, el soporte no descansa bien y tiene pequeños movimientos que son incómodos para la escritura. Otra solución práctica y viable económicamente es la aportada por un conocido fabricante de pizarras: FAIBO, que lleva suministrando pizarras a las aulas españolas desde 1934. Consiste en sustituir la pizarra de tiza por una pizarra blanca de superficie especial cuyo acabado sirva tanto para escritura con rotuladores de fácil borrado, como para proyección (por su acabadomate) y como PDi usando una tecnología que es independiente de la propia pizarra. Además, estas pizarras están disponibles en todos los formatos estándar, de forma que no estamos limitados al reducido formato de 78 pulgadas, sino que se puede trabajar con el proyector en formato panorámico (16:9 o 16:10) y expandir la proyección hasta 120 x 244 cm(hasta 107 pulgadas de diagonal), con lo cual estarán muy agradecidos los alumnos de las filas 5 hacia atrás.

Se trata de pizarras nuevas con acabados especiales (estratificadamate y acero vitrificado blanco mate) diseñadas específicamente para resolver con una única pizarra la demanda real de escritura convencional, de superficie mate para proyectar y como PDi en las aulas. Son pizarras blancas, de gran resistencia (10 ó 25 años de garantía respectivamente) que duraránmuchomás que las pizarras digitales de tecnología táctil o electromagnética que se están instalando en la actualidad.

La tecnología de PDi que ha escogido FAIBO es una que es independiente de la propia pizarra. El receptor de señal es un dispositivo de reducido tamaño que se instala en la esquina o en un lateral de la propia pizarra y puede ir bajo una placa protectora anti-vandálica o no (si prefiere poder llevarla de una clase a otra). De esta manera, con una única pizarra blanca de gran tamaño y de bajo coste, la superficie es realmente polivalente, quedando a discreción del profesor su uso convencional con tiza, rotulador de fácil borrado o como PDi.

Más información sobre pizarras polivalentes: www.faibo.com.

Vías de recaudación para invertir en TIC

Con la actual coyuntura económica española podemos prever que esta dichosa crisis va a perdurar almenos algún añitomás. De hecho, los fondos públicos de las distintas Consejerías de Educación destinados a equipamiento digital se van reduciendo y lo corroboran noticias publicadas recientemente como la congelación del proyecto eduCAT 1×1 de la Generalitat Catalana y la delicada situación financiera de Consejerías de Educación como Castilla y La Mancha y Murcia.

Salvo el plan de implantación de Escuela 2.0 apoyado por el Gobierno y cofinanciado por las propias CCAA, los presupuestos para adquisición de equipamiento digital en cada colegio o la contratación de simples servicios demantenimiento o reposición de piezas vitales para el funcionamiento de los equipos se están retrasando o incluso congelando por falta de fondos.

Los centros públicos están acostumbrados a que el equipamiento y los servicios demantenimiento les llegue directamente de la administración, por lo que apenas tienen partida presupuestaria propia para imprevistos o compras esporádicas. No obstante, el panorama es bien distinto en los centros concertados y privados, que llevan años realizando inversiones en aulas de informática, proyectores, portátiles y más recientemente en tecnología PDi y demásmaterial informático usando sus propios recursos, aprovechándose de los distintos productos financieros de renting, leasing, etc. disponibles en elmercado bancario.

Pero, existen algunas otras vías que pueden ser interesantes conocer para recaudar dinero para estosmenesteres. Abrimos, por tanto, una nueva sección en Tecno-Entusiastas llamado “Vías de recaudación para invertir en TIC” que aparecerá en las ediciones siguientes y en nuestra web. Queremos que sean Ustedes, los directores y coordinadores TIC de los centros, los que nos transmitan ideas y experiencias reales de recaudación para adquirir equipamiento digital que hayan sido un éxito. Queremos compartir sus proyectos de recaudación y que tecno-entusiastas sea el medio para compartir estas ideas con otros centros interesados.

Un ejemplo de proyecto de recaudación reciente para comprar dos proyectores que nos ha llamado la atención es un colegio de Primaria que envió una carta a todos los padres invitándoles a llevar al colegio toda la ropa que ya les quedaba pequeña a sus hijos – y que estuviera en buen estado, limpio y utilizable –para hacer un especie de rastrillo para vender dichas prendas a precios asequibles (10 Euros) a otros padres con idea de recaudar los 980 Euros (IVA incluido) que les costaba la compra de dos proyectores OPTOMA DX319P. La idea era recoger unas 150 prendas, organizarlas por tallas, ponerlas a la venta un sábado por la mañana y vender unas 100 unidades por 10 Euros/unidad con la idea de recaudar los 1000 Euros necesarios. No se vendieron las 100 prendas, pero entre varios padres pusieron la diferencia y se pudo adquirir el equipamiento. ¡Enhorabuena!

Comentarios cerrados.

Diseñado por www.2creations.com