Los recursos y las nuevas tecnologías.

Cada vez más, la sociedad empieza a concienciarse de la importancia que tiene el reciclaje. Es necesario para cuidar la salud de nuestro planeta, cuyos recursos son limitados y que llevamos explotando mucho tiempo sin control. Estamos produciendo un desgaste, sobre todo con la llegada de las nuevas tecnologías que aún no sabemos a ciencia cierta qué consecuencias va a producir en nuestro entorno. Por fortuna esta tendencia está cambiando y el reciclaje se empieza a convertir en la norma habitual de funcionamiento de la sociedad, siendo ya en el ámbito familiar una conducta que pocas personas no aplican, pero… ¿y las empresas?

Tenemos que partir de la base que todos los pequeños gestos cuentan, de hecho al final es la suma de todos ellos los que permiten conseguir grandes resultados y favorecer su motivación es una de las tareas más olvidadas. Una buena forma es dar ejemplo desde las organizaciones oficiales, las multinacionales o las pequeñas oficinas.

Dar el primer paso siempre es difícil, pero contribuir con una pequeña inversión a reciclar a la larga nos resultará beneficioso a todos, e incluso económico. Efectivamente reciclar puede reducir mucho los gastos en una empresa, y el mayor apartado donde puede reciclar es en el consumo de papel.

Está claro que el papel es uno de los mayores soportes de información de cualquier empresa, necesario para el día a día y que su uso es imprescindible, pero hay formas tanto de baja como de alta tecnología que nos permitirán ahorrar papel. El uso del sentido común nos ayudará con esta tarea, imprimiendo solo los documentos que sean realmente importantes, usar papel reciclado para documentos internos o imprimir a doble cara son algunos consejos prácticos aunque muchas veces olvidados.

Por otro lado se encuentra el uso de las nuevas tecnologías, presentes en mayor o menor medida en prácticamente todas las empresas. El uso del ordenador está generalizado y muchas veces nos olvidamos del potencial real que tiene, más si le ponemos pequeños gadgets que permiten con muy poca inversión prácticamente desterrar el papel de la oficina y generar nuevas formas de trabajo más eficientes y que consumen menos recursos. Las PDI cada vez están más integradas en las empresas, permitiendo transferir las notas directamente a los ordenadores después de las reuniones, consiguiendo luego trabajar sobre estos documentos para llegar al resultado final de entrega, que suele ser también en formato digital y en todo ese proceso el papel ya no juega un “papel” relevante.

Salvar los cada vez más escasos recursos naturales y mejorar nuestra calidad de trabajo mediante el uso de nuevas tecnologías es nuestro futuro más cercano, solamente cada persona decide cuando quiere dar ese pequeño paso.

 

Comentarios cerrados.

Diseñado por www.2creations.com