Oak House British School

OAK

La última novedad en pizarras digitales, revoluciona la forma de impartir las clases. Sus prestaciones, la interactividad y la facilidad de uso ha conseguido cambiar los roles entre profesor y alumno, potenciando una comunicaciónmás fluida y coherente con el entorno digital en que vive inmersa la juventud de hoy. El uso de la PDi también ha permitido incrementar la participación, la atención y el interés del alumnado. Así lo constata el grupo de docentes de la escuela Oak House British School de Barcelona, que desde hace seis años han ido implantando las TIC en sus aulas con resultadosmuy satisfactorios.

Es viernes y un grupo de alumnos de la institución Oak House British School se encuentra en el gimnasio de la escuela dispuesto a empezar la clase de ciencias. “Necesito tres voluntarios”, indica Andreu Raig, profesor de la asignatura, dirigiéndose a los jóvenes. “Quiero a alguien con vocación cinematográfica para manejar una cámara de vídeo, a alguien con suficiente equilibrio como paramantenerse a bordo de un monopatín y a alguien con un poco de fuerza para poder empujar”, añade.

El objetivo del docente es demostrar la trayectoria del tiro parabólico. Siguiendo sus indicaciones, el equilibrista del grupo se sitúa sobre el patín y sostiene una pelota entre lasmanos.Ala derecha de éste, otro voluntario se prepara para empujarlo mientras se dispone en posición de salida. Tres, dos, uno… ¡Acción! Empieza el rodaje de unminúsculo cortometraje que no durarámás de cinco segundos, el tiempo que tardan ambos alumnos en recorrer el gimnasio de punta a punta.

“¡Muy bien! ¡Y ahora, volvamos a clase!”, dice el profesor. Y así, los alumnos regresan al aula de siempre. Expectantes, observan la pizarra donde tienen una PDi instalada que preside la clase y donde proyectan las imágenes anteriormente grabadas. La pizarra digital está cada vezmás presente en las aulas de física, ya que permite demostrar teorías científicas de una forma muy gráfica. “Vamos a estudiar el vídeo secuencia por secuencia”, anuncia. Sobre la misma pizarra, Andreu marca los llamados puntos “x” e “y” con el lápiz electrónico, que de forma respectiva representan la situación del monopatín y la de la pelota en cada décima de segundo. “¿Por qué si vamos sobre unmonopatín y tiramos un balón al aire, éste avanza connosotros? ¿Porquénos sigue yno cae donde lo lanzamos?”, pregunta Andreu mientras va uniendo sobre la misma pizarra los puntos.Otra de las ventajas de la PDi, precisamente, la constituyen sus herramientas de dibujo, que permiten hacer cálculos algebraicos. En breves instantes, el profesor obtiene una función matemática y el cálculo de la fuerza de la gravedad. “La explicación es porque la pelota viaja con inercia”, aclara.

En el mismo momento, en el otro extremo del edificio, Nicki Taylor imparte inglés a los alumnos de sexto de Primaria. Al igual que el profesor de ciencias, Nicki también dispone de una pizarra convencional con un sistema PDi instalado en un lateral. Aquí es donde proyecta un párrafo de texto al que le faltan algunas palabras. La profesora pide voluntarios para salir a la pizarra y, de inmediato, las manos alzadas repletan la sala. Los alumnos van saliendo a la pizarra y, con la ayuda del lápiz electrónico, se encargan de rellenar los espacios en blanco. En pocosminutos, entre todos, han completado el ejercicio.

“Las pizarras digitales nos están siendo muy útiles”, afirma la maestra, que además es la Coordinadora delDepartamentodeTecnología. “Hoy endía, la tecnología se ha convertido en una herramienta indispensable para el docente y la PDi nos ayuda a hacer las clases más interactivas y fluidas. El profesor ya no tiene que estarmoviéndose del ordenador a la pizarra y de la pizarra al ordenador. Ahora tenemos una pizarra blanca que hace de pantalla de proyección para toda la clase y un lápiz electrónico que funciona como unmouse”, explica. El cambio en los soportes educativos no sólo implica la evolución desde la tiza al lápiz electrónico y de la pizarra convencional, por la pizarra digital. Significa también una nueva formade entender la enseñanza. Lo que antes era una hoja fotocopiada que se repartía a cada uno de los alumnos, hoy es un documento proyectado en pantalla sobre el que trabaja toda la clase. Nicki subraya las consecuencias que la introducción de las pizarras digitales ha reportado en la dinámica de la clase: “Todos quieren participar y la atención es mucho mayor. Especialmente para los pequeños, ya que el temario les resultamuchomás visual”.

Este curso 2010-2011, el colegio Oak House British School ha extendidoel uso de las pizarras digitales a todas las clases de Primaria y Secundaria. La escuela lleva apostando por esta tecnología desde hace seis años y, hoy en día, cuenta con dosmodelos de pizarras diferentes para poder responder a las necesidades de cada curso. “Para losmás pequeños, utilizamos pizarras digitales táctiles de la marca Smart porque sonmás fáciles de usar y porque los niños y niñas pueden escribir encima directamente con sus propiasmanos”, indica la responsable de Tecnología, Nicki Taylor. Y agrega: “En cambio, para alumnos demás edad, hemos apostado por el sistema eBeam®. Se trata de un receptor que crea una superficie interactiva sobre una pizarra blanca convencional. Tiene aplicaciones más precisas y para escribir, se utiliza un lápiz electrónico”.

Suena el timbre que indica el fin de las clases. Nicki Taylor y Andreu Raig se guardan la clase de hoy en el disco duro del ordenador. “El hecho de poder guardar en un archivo todo lo que se ha hecho en clase, es una de lasmayores prestaciones de las pizarras digitales y, especialmente, del eBeam®. Como profesor de matemáticas o de física”, declara Raig, “puedo resolver un problema, guardarlo y recuperarlo posteriormente en cualquier momento, si a algún alumno le surgiera alguna duda. En una pizarra normal, tendría que volver a escribirlo todo”.

La introducción de la PDi está siendo especialmente positiva en escuelas como Oak House, donde los alumnos conviven con una enseñanza en trilingüe. “En Primaria, no hay tanto problema porque la docencia es en inglés y, en el Reino Unido, hace tiempo que se empezó a utilizar esta tecnología por lo que hay abundante material digital en inglés. Pero en catalán y en castellano no existenmuchos recursos”, apunta Nicki.

La institución, fundada en 1968, imparte los ciclos de Preescolar y Primaria siguiendo el currículo y el sistema de educación británico. A partir de Secundaria, Oak House se convierte en la Casa del Roure (“Casa del Roble”, en catalán) y pasa de depender del British Council a la Generalitat de Catalunya. Por ese motivo, “el déficit de contenidos digitales se encuentra principalmente en la ESO y en Bachillerato”, señala Andreu, que imparte clases a los alumnos más mayores del centro, y puntualiza: “Además del tema lingüístico, hay materias en las que es más complejo de aplicar el uso de las pizarras digitales. En tecnología, ciencias y matemáticas, es fácil, pero en lenguas o filosofía, por ejemplo, no tanto”.

El pasado mes de Septiembre, la Generalitat de Catalunya puso en marcha el programa piloto eduCAT 1×1, que forma parte del proyecto Escuela 2.0 del Ministerio de Educación, con el fin de digitalizar las aulas.Un total de616institutos públicos, concertados y de titularidadmunicipal han empezado a implantar el uso de nuevas TIC como la pizarra táctil Smart o el eBeam®. La dirección Oak House British School, encabezada por Julie A. Harris, entiende que el despliegue de estas tecnologías es una ratificación del trabajo que llevan haciendo desde 2005.

“Creemos que, a la larga, cada alumno tendrá su ordenador personal o un tipo de iPad, que será su herramienta de trabajo y de estudio. Seguramente, se potenciará el uso de una Intranet”, vaticina Juan López, director administrativo. “El profesor podrá enviar sus trabajos, el alumno devolverlos hechos y el sistema, corregirlos de forma automática para que se incluyan en el expediente. Los blogs de los profesores también serán unaherramientadeusohabitual”.Yconcluye: “Los medios digitales y la virtualidad van a estar a la orden del día. Sólo es cuestión de tiempo. Y además, de muy poco tiempo. A corto plazo, podremos comprobarlo” .

Se busca profesor 2.0

Del sistema analógico a la digitalización, de laswebs 1.0 a las páginas 2.0. De la interconectividad a un pasomás allá, la interactividad. Desde el año 2006, las TIC empiezan a priorizar el papel del receptor por encima delmensaje en sí. Lomás importante ya no sólo será el hecho de poder comunicar, sino que el destinatario contribuya activamente. Es la ruptura de la unidireccionalidad. De puertas adentro de una escuela, eso significa un giro copernicano en los roles demaestro y alumno.

Adaptar al profesorado al entorno digital y a las posibilidades que ofrecen las TIC “es básico”, afirma Nicki Taylor, responsable del Departamento de Tecnología de la institución Oak House Brisith School.

A pesar de la brecha digital que pueda existir a priori con parte del equipo docente, “todos los profesores han acogidomuy bien las novedades que hemos ido instaurando, como las pizarras digitales”, asegura Taylor. “Incluso los profesores de lasmismas asignaturas se reúnen para preparar sus clases conjuntamente y ver cómo potenciar el uso de las TIC”, remarca. Son los profesores 2.0, los de la triple uve doble y el arroba punto com; los que intentan romper la pasividad de sus alumnos.

Comentarios cerrados.

Diseñado por www.2creations.com